domingo, 25 de julio de 2010

Blanco perfecto




Yo ni siquiera había pretendido verte, pero fuiste innegable como el asco y el terror que me produce tu existencia, y de pronto, yo, botella de insecticida en la mano, y tú te volviste un blanco perfecto sobre su ropa.