lunes, 7 de junio de 2010

El número.


El quedo enganchado a su mirada, y le regalo las suyas.
Ella le correspondió con una sonrisa, y él entonces le pidió que le diera su número. Con un bolígrafo prestado ella se anotó el número en la palma de la mano, y se lo dio a él que lo acepto de mil amores.