viernes, 21 de mayo de 2010

Síndrome de la página en blanco.

aquí quedaron en el fondo de este vaso de cerveza sin tomar, las ganas de estar bien y de escribir, tu en cambio te abrazaste a tu orgullo y dormiste plácida, mientras yo con cara de asco, solo me quedé toda la noche sufriendo de este síndrome de la página en blanco.